¿TUS HIJOS ESTÁN REALMENTE PREPARADOS PARA ENFRENTAR EL MUNDO DE HOY?

¿TUS HIJOS ESTÁN REALMENTE PREPARADOS PARA ENFRENTAR EL MUNDO DE HOY?

ninaSegún el DANE (2016) “Uno de cada 2 desempleados en Colombia es menor de 29 años y el 37% de jóvenes profesionales está desempleado”1. Esto se debe a la enorme cantidad de jóvenes que ingresan cada día al mercado laboral que generan un exceso de oferta que supera la demanda existente.

¿Cuál es la realidad?

El sistema educativo tradicional en los niveles básico y medio prepara a los niños y adolescentes para entrar a la universidad, con el fin de que adquieran los conocimientos técnicos necesarios para realizar funciones dentro de un sistema empresarial creado en la era industrial, que les permite desempeñarse sólo como empleados que esperan ascender en la escalera corporativa piramidal, hasta ocupar altos cargos.

Adicionalmente la expectativa de los jóvenes ha cambiado radicalmente, puesto que ellos no quieren pasar su vida en un empleo, desean tener más libertad y dedicarse a cosas que realmente les apasionan, pero terminando el colegio no han identificado lo que desean hacer, no están preparados para administrar esa anhelada libertad, ni cuentan con los principios, valores y habilidades que requieren para afrontar un mundo cambiante.

¿Qué debemos hacer?

Necesitamos preparar a nuestros hijos para ser emprendedores, ya no por gusto sino por necesidad, para que tengan más opciones productivas en su vida. Esa preparación comienza en casa con los principios y valores que les inculcamos, más las acciones que realizamos mediante una formación enfocada específicamente para ese fin.

Nuestros hijos necesitan hoy desarrollar por igual dos tipos de habilidades: aquellas que son netamente académicas y útiles dentro del sistema educativo, y aquellas que les sirven realmente para la vida. Ambos tipos de habilidades deben formarse conjuntamente para que cuando nuestro hijo crezca se convierta en un joven emprendedor, capaz de aprender, crecer y cambiar, que pueda enfrentarse adecuadamente al mundo que será su realidad.

Entre esas habilidades para la vida se encuentran: la creatividad, la determinación, la tolerancia a la frustración, el desarrollo de los talentos, la capacidad de resolver problemas, el control de las emociones, el desarrollo del carácter, la autonomía, la independencia, la responsabilidad, entre otras; que los padres podemos inculcar en nuestros hijos, si lo hacemos de la manera adecuada y en el momento oportuno de su crecimiento.

Adicionalmente es indispensable que ayudemos a nuestros hijos desde pequeños a identificar sus talentos, descubrir sus motivaciones, iniciar su proyecto de vida, potenciar sus habilidades para la vida mediante la estimulación de todas sus inteligencias, para que incrementen la cantidad de conexiones neuronales en su cerebro, que a la vez les permitirán aprovecharlo al máximo cuando crezcan. Eso sólo se puede lograr haciendo el estímulo correcto en el momento apropiado, y debido a que el sistema educativo sólo contribuye parcialmente en el desarrollo de dichas habilidades, los padres tenemos la responsabilidad de ayudarlos a desarrollar el resto.

Por eso, es imprescindible que los padres tomemos conciencia, nos eduquemos, aprendamos y entendamos de qué forma debemos orientar el proceso educativo de nuestros hijos, para que ellos puedan desarrollar los principios, valores y habilidades necesarias que les permitan afrontar un mundo que cambia a una velocidad vertiginosa. Si no les brindamos esas habilidades, ellos quedarán obsoletos, no estarán preparados para afrontar los cambios y éstos los van a derrotar en un proceso de selección natural de las especies, en donde quien sea más competente va a ser el que finalmente va a triunfar en la vida, va a alcanzar el éxito y va a ser feliz.

 

  1. GEIH – DANE, cálculos SESS- DNP. Recuperado el 2 de Mayo de 2016 de https://www.dnp.gov.co/Paginas/Ranking-de-las-ciudades-con-mayor-desempleo-juvenil.aspx

Add comment